Translate

viernes, 16 de marzo de 2018

¿Por qué los marineros llevaban un arete de oro en la oreja?


Conozco dos versiones sobre esta cuestión. La primera es la que más he oído, y hace referencia a que los marineros, en los siglos XVIII y XIX, acostumbraban a “decorar” su cuerpo según las proezas náuticas que lograban. Así se tatuaban a Neptuno, sirenas, anclas, rosas de los vientos, etc., según surcaban mares, doblaban cabos, cruzaban estrechos, etc. Pero los que conseguían doblar el cabo de Hornos, conocido en aquella época como el cabo de las Tormentas, situado en el extremo meridional de América del Sur, por su peligrosidad y el gran número de naufragios que allí se producían, orgullosos de ello y para que la hazaña quedara reflejada de por vida, se colgaban en una de las orejas un pendiente en forma de aro. La costumbre se extendió con rapidez como símbolo de valor y temeridad. Dos puntos más en el globo completaban esta proeza y eran el paso por el cabo de Buena Esperanza, al sur de África, y el de York, en Oceanía.
Pero hay otra historia, que explica porqué los marinos de la época llevaban al menos un pendiente de oro macizo. Los hombres embarcaban por años y muchos temían no regresar a casa. Podían morir en cualquier puerto de fiebres, disentería, o de una puñalada, y el pendiente de oro les aseguraba un entierro digno si morían en tierra. Y si era en el mar donde entregaban su alma, algún fiel amigo que lograse regresar, podría llevar la joya a su familia y paliar en algo la miseria y el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario